Cultura como imagen de América Latina

Ronald Graterol

 

congreso_iberoamericano_cultura_mar_del_plata_2011

 

“Hoy América Latina comienza a reapropiarse no sólo de sus riquezas naturales, sino también de su cultura, de su idiosincrasia y de sus orígenes, otrora arrebatados por el poderío imperialista”. Britto García

Cultura es toda producción humana, tan material como inmaterial. Expresa la forma esencial del hombre y es medida de su avance. Además, es la síntesis de sentimiento y razón, pero en su esencia, la sensibilidad es su componente calificador por excelencia.

El término cultura, no es sólo suma de conocimiento, ni es reducible a la llamada cultura artística literaria, ni a las bellas artes.

Es todo eso y mucho más. Es ante todo la humanidad del hombre engendrada en su relación estrecha con la naturaleza y la sociedad. Por lo tanto, resulta desacertada la tesis que la cultura empieza donde termina la naturaleza, cuando realmente ésta no termina nunca para el hombre. Es su presidio materno.

La correspondencia hombre – naturaleza, desde una óptica humanista, es una relación donde el hombre se naturaliza y la naturaleza se humaniza. Al igual que la relación hombre – sociedad, desde esta aprehensión del problema, es una relación, donde la sociedad se humaniza, al liberarse de la enajenación, y el hombre se socializa, sin dejar de ser él, en su individualidad. Lotman (1979), afirma en su tesis semiótica de la cultura lo expuesto anteriormente:

La cultura, es lo que da sentido a la existencia del hombre, porque lo que dejamos entrar en nuestro sistema cultural es lo que para nosotros tiene significado; la cultura es modelizadora del mundo y crea la imagen de la identidad (…) (s/p.)

Ahora bien hay que destacar, que la identidad cultural de América Latina ha sido muy cuestionada y discutida. Latinoamérica, geográficamente, está comprendida por los territorios de los países desde México, pasando por todo Centroamérica y el Caribe, hasta Chile y Argentina en Sur América.

La mayoría de los países de esta región del continente comparten una serie de elementos comunes, como las lenguas que emplean, que es la española, portuguesa y francesa, de raíz latina, aunque también se encuentran países en el que su lengua es la anglosajona.

Todos ellos comparten historia y problemas de esta parte del mundo, y presentan características propias a cada una de las naciones que la integran, es decir, existe una unidad, diversidad e individualidad en esta imbricada geografía.

Cabe señalar, que Latinoamérica, en la actualidad, posee una rica herencia cultural como resultado del proceso de mestizaje de las razas que se han entrelazado a lo largo de su historia, siendo la conquista española, el comienzo de la interacción y compenetración de sangre y culturas. Así como el conquistador se mezcló con el indígena, la cultura aborigen resultó permeable desde el substrato recóndito del pueblo, de sus artesanías, de su trabajo, de su sicología, de su conducta, en fin de su modo de ser, e impregnó toda la cultura latinoamericana; cabe aludir a Carpentier citado por Olivera Blanco (2009), donde plantea que desde inicios del proceso de conquista y mestizaje se produce en nuestro continente un grandioso desarrollo de la cultura:

“Ha sido descubierta América y de repente por una serie de circunstancias, resulta que nuestro Caribe se hace teatro de la primera simbiosis, del primer encuentro registrado en la historia entre tres razas que como tales no se habían encontrado nunca: la blanca de Europa, la india de América y la africana. Una simbiosis monumental de tres razas por su riqueza y sus posibilidades de aportaciones culturales que habrían de crear una civilización enteramente original”.

Es importante tener presente además, que los conquistadores impusieron su estructura económica, política, ideológica: de esta última, la religión católica como columna vertebral. Asimismo, se generalizó la implantación de la lengua castellana y portuguesa, válidas como vehículo cultural por excelencia, forma de relación y, también, arma del imperio.

En lo concerniente al legado de África, ésta se hizo patente a partir del sincretismo de sus dioses con el santoral católico tradicional, en la aparición del negro como protagonista de la obra de arte y en la mezcla de los ritmos musicales africanos con los europeos.

La cultura latinoamericana debe seguir tomando conciencia de sí misma, de revelar su esencia, sus parámetros y sus cualidades sobre el fondo de otras culturas y afianzar, cada día más, con ello, las bases de su soberanía cultural.

El lenguaje de la cultura latinoamericana es sincrético, se nutre de tradiciones de muchas culturas, pero su base es la herencia europea general, asimilada y transformada. Cual puño cerrado, la idiosincrasia cultural de los pueblos latinoamericanos existe realmente, esto se puede respaldar, con un planteamiento del escritor venezolano Britto García (2010), el cual plantó en una entrevista que tituló identidad del latinoamericano, lo siguiente:

Creemos en una compleja amalgama de mitos aborígenes, africanos y europeos en apretado sincretismo. Nuestra religión es terrenal, sociable y festiva; somos creyentes pero pocos practicantes. Damos tanto crédito a la intuición como a la razón. Veneramos el adelanto técnico al punto de adoptarlo en forma acrítica.

Durante siglos se nos ha querido imbuir una autoimagen negativa. Y sin embargo nos consideramos uno de los pueblos más felices del mundo. (p.03)

Cabe acotar también, que América Latina en su aspecto cultural, un mosaico efervescente de creatividad, reciedumbre, vocación de permanencia, tenacidad y logros ejemplares.

Tierra de literatos, poetas y escritores que ha dado a la lengua cervantina contribuciones deslumbrantes. Continente de científicos, pensadores y técnicos, algunos o muchos de los cuales quisieron o pudieron emigrar para constituir una diáspora a pesar de ellos mismos. Territorio de románticos orgullosos e idealistas que igual deben su oficio a las visiones de un Alonso Quijano, a los sueños de un Bolívar, a las fantasías de una Sor Juana o a la sabiduría de un Sarmiento. Cuna de mentes lúcidas capaces de repensar el mundo y al hombre en términos de universo y de molécula.

Eso es también América Latina.

Amanera de conclusión, se puede determinar que la cultura latinoamericana es una mezcla de razas, costumbres y religiones que ha ido evolucionando según pasan los años.

Los países de América Latina, tienen mucho en común tanto en las costumbres, religiosas, tradiciones, vestimenta y alimentación. Pero hay mucha polémica en el leguaje por los modismos, dichos y frases a pesar que todos hablan español como lengua natal. América Latina, ha sufrido un cambio drástico en la cultura. Donde cada inmigrante lleva consigo la suya para que más tarde se mezcle con otras multicultural.

La cultura es el conjunto de todas las formas, los modelos o los patrones, explícitos o implícitos, a través de los cuales una sociedad se manifiesta. Como tal incluye lenguaje, costumbres, prácticas, códigos, normas y reglas de la manera de ser, religión, rituales, normas de comportamiento y sistemas de creencias. Desde otro punto de vista se puede decir que la cultura es toda la información y habilidades que posee el ser humano.

Referencias bibliográficas

Britto, L (2010). Identidad latinoamericana. Material en línea http://www.enfocarte.com.

Carpentier, A (1964). Guerra del tiempo y otros relatos. Biblioteca Carpentier. Editorial Alianza.

Olivera, J (2009). Cultura e identidad latinoamericana. Editorial Espasa Caracas – Venezuela.

Autor:

Ronald Graterol

Tomado de:
http://www.monografias.com/trabajos93/cultura-como-expresion-america-latina/cultura-como-expresion-america-latina.shtml