Cartas a Theo

Liliana Dolores Cattenazzi

 

 

¿ Qué hace que nos acerquemos al mundo de un artista ? Alguien dijo que cada hombre habita su historia, un planeta que es propio de él y que, cuando ese hombre muere, muere también su planeta… y nunca encontraremos alguien igual a él.
El artista nos muestra lo singular, lo irrepetible de la creación.
Ciorán señala que la verdad del artista no se encuentra en su obra sino en su correspondencia. Lacan advierte que es preciso actuar con prudencia pues “la verdad tiene más de un rostro”. En “Presentación de la Memorias de Schreber” por ejemplo, plantea que a Freud no le pareció indigno ni riesgoso dejarse guiar por un texto … aunque ello lo expusiera al reproche de que estaba delirando con un enfermo, cosa que no parecía perturbarlo mucho. Pues no se trataba del acceso a un ascetismo místico ni tampoco de una apertura efusiva a la vivencia del sujeto. Era una posición en la que se introducía la lógica de una cura.

I

El primer hijo de la familia del pastor protestante Theodorus van Gogh nació muerto. Cuando un año más tarde, y en el mismo día, el 30 de marzo de 1853, su mujer Anna Cornelia dio de nuevo a luz un niño, presa de miedo y dudas sobre su supervivencia, la familia le puso el mismo nombre que al primero: Vincent Willem van Gogh. Cuatro años después, en 1857 nació su hermano Theodorus, llamado Theo.
Su nacimiento estuvo así ya oscurecido por el dilema de su vida futura. Y si bien no existen datos relevantes de sus tiempos de escolar en el pueblo de Zundert ni de sus años de internado entre 1864 y 1868, se puede establecer que a partir de la edad de 20 años nada salió como la sociedad en la que vivía esperaba. La prometedora carrera como comerciante de arte acabó con su despido, los estudios de teología, empezados inmediatamente después, fueron interrumpidos al cabo de un año y su intento de colocarse como auxiliar de maestro y predicador seglar en una de las regiones más míseras de Europa sólo le dejó la profunda experiencia del contacto con la miseria. A partir de lo cual, desde 1885, estuvo bajo la completa dependencia económica de su hermano menor Theo, viviendo hasta su muerte bajo la angustia de que el apoyo fraternal le fuera negado.


II


En la búsqueda de una escritura que soporte un real, Vincent Van Gogh nos ofrece un material valioso a través de la correspondencia que mantiene con su hermano Theo. Su interés por la expresión artística se inicia casi en simultaneidad con dichas cartas. Documentan el alto nivel teórico con el que trabajaba, la tarea de su creación y la irrenunciable lucha al derecho no sólo de pintar sino de comercializar su obra, en lo que fracasa. De esta forma, cartas y cuadros conforman dentro de su obra una paradójica unidad. “El texto conlleva un llamado” señala Francois Ansermet.. En él habita una voz que atrae. Una voz que invita a una experiencia singular que sólo se juega en el presente. Y si quien lee tolera esta zona de enigma, más allá de todo control puede realizar un curioso encuentro con alguna parte de “estas zonas de sombra”. Duchamp describe un dispositivo semejante para la obra de arte. Entre lo que el artista piensa producir y la obra existe una diferencia. Esta diferencia es la que constituye la obra real. Punto enigmático, punto de encuentro en él cual “la obra nos hace, al mismo tiempo, que nosotros la hacemos”.

III

La selección de las cartas que realiza Emile Bernard toma como base la correspondencia completa enviada a su hermano Theo y comprende 17 años de la vida de Van Gogh en los que pudo decir de su sufrimiento y su goce. Finaliza con la carta enviada desde Auvers-sur-Oise el 23 de julio de 1890, de la que se extraen los últimos párrafos: ” Y bien, realmente nosotros no podemos hacer hablar más que a nuestros cuadros. Pero, sin embargo, mi querido hermano, siempre te he dicho y te lo vuelvo a decir otra vez con toda la gravedad que pueden dar los esfuerzos de pensamiento asiduamente fijado para tratar de hacer las cosas lo más bien que se puede. Te vuelvo a decir una vez más que siempre consideraré que tú eres más cosa que un simple marchand de Corot, que por mi intermedio tienes tu parte en la producción misma de ciertas telas, que hasta en el desastre conservan su calma. Porque en esos estamos y eso es al menos lo principal que puedo decirte en un momento de relativa crisis. En un momento en que las cosas están muy tensas entre marchands de cuadros de artistas muertos y de artistas vivos. Y bien, mi trabajo, yo arriesgo mi vida en él, y mi razón se ha hundido a medias -bueno- pero, tú no figuras entre los marchands de hombres, que yo sepa, y puedes tomar partido, me parece actuando realmente con humanidad, pero ¿ qué quieres?”.


IV


Visitamos Auvers-sur-Oise una tarde que el cielo gris y el incansable viento anunciaban la llegada de la persistente llovizna que acompañó nuestra travesía hasta la tumba de los hermanos Van Gogh. El relato de la guía es claro al afirmar que ese trágico día del mes de julio de 1890, Vincent se disparó un tiro en el pecho ante la negativa de su cuñada de concederle el pequeño préstamo que él le solicitara. Esa misma cuñada fue quien justo una año más tarde, decidió enterrar a su esposo Theo junto a la tumba de su hermano. En la actualidad, ambas tumbas parecen una. La hiedra y el musgo han tendido un puente entre ambas y yacen entrelazadas, conformando un solo lecho.


Liliana Catenazzi
El mail de la autora es: lilianacate@hotmail.com


BIBLIOGRAFIA:


ANSERMET Francoise y otros La psicosis en el texto, E. Manantial, Bs. As., 1990.
GERBER Daniel y otros Las Suplencias del Nombre del Padre, Siglo XXI,
Méjico 1998.
LACAN Jacques Seminario XX – Aún, Paidós Barcelona, 1995.
LACAN Jacques Seminario XI – Los cuatro conceptos fundamentales del
Psicoanálisis, Paidós – Buenos Aires ,1990.
LACAN Jacques Escritos II ” De una cuestión preliminar a todo
Tratamiento posible a la psicosis”, Siglo XXI Editores
Bs.As.1988.
LACAN Jacques Seminario III – Las Psicosis, Paidós – Barcelona, 1986
LAURENT Eric Estabilizaciones en las Psicosis – Manantial, Bs.As.1987.
MILLER Jacques Alain Los signos del goce – Paidós Buenos Aires, 1998
MILLER Jacques Alain Matemas I – Ediciones Manantial Buenos Aires 1992
MILLER Jacques Alain Clinica Diferencial de las Psicosis – Instituto del Campo Freudiano – Buenos Aires, 1991
MONSENY Josep “La psicosis, una cuestión ética para el psicoanalista”
Rev. Freudiana 17 – Barcelona, 1993.
SOLER Colette Estudio sobre las psicosis, Ed. Manantial, Bs.As. 1991.
VAN GOGH Vincent Cartas a Theo – Ed. Goncourt Bs.As. 1976
WALTER Ingo F. Vincent Van Gogh 1853-1890, Taschen Koln 2000.

http://www.elsigma.com/site/detalle.asp?IdContenido=2978

Anuncios