Sam Taylor-Wood

En los videos y panoramas fotográficos de Sam Taylor-Wood hay “suspense”, una tensión similar a la del cine. Taylor-Wood reúne a personas y crea una escena, una escena del video, un momento congelado de la foto. Representa relaciones humanas – entre la fascinación y la destrucción – con una expresión extrañamente intensa de individualización.

La figura humana aislada en la película sigue siendo una característica de su trabajo. Cada participante está aislado, de las fronteras de uno a otro atravesado por objetos lanzados como un vaso de leche o una sartén y, ocasionalmente, por uno de los participantes, quien, incapaz de contener su furia, lanza un ataque a través de la línea divisoria.

Una banda sonora de sintonía en una serie de diferentes estaciones de radio acompaña a la película, parece articular el cambio de tono emocional de la situación en que se mueve a través de la confusión, la ira, la tristeza y la resignación.

La fuerza sobresaliente en los trabajos de Taylor-Wood es el uso de la tecnología, que repercute los contenidos sobre el observador y, de ese modo, sobre la percepción. En “Travesty of a Mockery” 1995, una escena en que discuten un hombre y una mujer (representados por un aficionado y una actriz profesional), las personas están separadas una de otra por dos proyecciones sobre dos paredes distintas.

En “Atlantic”, 1997, otro drama, el espectador se enfrenta a tres perspectivas: la mujer, aturdida y desesperada, las nerviosas manos del hombre y un restaurante lleno de gente, que pueden verse al mismo tiempo. Neurosis y psicosis son los términos que emplea Taylor-Wood para definir la situación mental del presente. Extrae momentos de esos extremos y los hace aparecer como una señal.

Otro de sus trabajos destacados es “Film”, compuesto de innumerables situaciones y en el que aparecen diferentes individuos. Lo transporta fotográficamente a sus panoramas escénicos de 180 grados (“Five Revolutionary Seconds”). Una vista panorámica como esta de historias paralelas puede ser mucho más angustiosa (1995-1997).

En un trabajo titulado Modos de la Locura (1995), un actor ‘realiza’ una crisis nerviosa a la cámara, mientras que en el fondo; oímos fresco, cóctel-bar de estilo “hilo musical” que contradice la intensidad y pathos del proceso que estamos viviendo.

Tomado de:

http://www.psikeba.com.ar/artistas/Taylor-Wood_Sam/index.htm

Anuncios